Páginas vistas en total

PARÍS: PALACIO DE VERSALLES

PALACIO DE VERSALLES

Para ir a Versalles lo puedes hacer perfectamente en tren. La forma más fácil es preguntar al señor que está en la taquilla, ya que en París, contrariamente a lo que ocurre muchas veces en Madrid o Barcelona, en todas las estaciones de metro hay una persona que se dedica a atender a los turistas y responder sus preguntas. Es fácil: hay que coger el RER línea C dirección Versalles-Rive Gauche de la estación Saint Michelle Notre Dame, con paradas intermedias en las estaciones de Museo D´Orsay, Inválidos y Champ de Mars-Torre Eiffel. El final de la línea se sitúa a un paseo a pie del Palacio de Versalles. No hay ningún problema. De lo contrario, pregunta a la persona que está en la taquilla. La entrada al palacio cuesta 15 euros. Para evitar las colas, si lo vas a ver en temporada alta, puedes contratar una visita a través de una agencia turística, claro que te costará un poco más. Yo fui en el mes de setiembre y no encontré tanta cola, aunque estaba en Versalles a las 9 de la mañana.


Durante la visita al Palacio de Versalles recorrerás infinidad de estancias de gran riqueza artística, entre las que merece la pena destacar la Galería de los Espejos, los Grandes aposentos del Rey y la Reina, y la enorme capilla. 




Aunque pueda parecer el Museo del Louvre, no lo es. Es el Palacio de Versalles.


También es importante hacer una visita a los jardines del palacio.







Los maravillosos Jardines de Versalles cuentan con una extensión superior a las 800 hectáreas, a lo largo de las cuales se extienden todo tipo de fuentes, lagos, árboles, estanques, estatuas de mármol y hasta bosque de caza. Evidentemente lo mejor es alquilar una bicicleta o coche eléctrico para recorrerlo tranquilamente. En nuestro caso, mi mujer y yo, cogimos un pequeño tren que pasea a los visitantes por los jardines reales. La entrada a los jardines es gratuita pero el billete de tren cuesta 7,50 euros. En los mismos jardines venden bocadillos bien de precio. Si alguien se quiere quedar a comer, ya sabe. 

Si por la tarde vuelves pronto a París, puedes aprovechar para ver LA OPERA. Recuerda que los museos cierran alrededor de las 6:30.